Madrid 25S

Aún viviendo y trabajando en Inglaterra, algo me dijo que tenia que gastarme 150 euros en un avión desde Londres a Madrid para ir a una manifestación, el famoso “25S-Ocupa el congreso”.

No estaba en ningún partido político u organización pero sentía la obligación moral de ir para allá a lo que quizá podría ser el esperado inicio de una revolución social, por supuesto pacífica. (A veces pienso que el universo me empujó porque ya necesitaba salir de Inglaterra, aunque al recuperarme volví de nuevo unos meses para no dejar el trabajo y mi vida de esa manera tan brusca).

No tenía ningún miedo, así que estuve siempre en la primera fila, intentando hablar con los policías para que nos dejaran pasar. Ese día no me pasó nada grave, porque mi avión llegó tarde y salí desde plaza España, donde hubieron pocos disturbios comparado con plaza Neptuno.

Pero el día siguiente volví a salir para protestar por la terrible represión policial, y allí no pude escapar, cuando me estaba yendo al hostal con unas chicas que había conocido la policía empezó a disparar pelotas de goma y a perseguir a las personas. Yo corrí hasta que no pude más, casi paralizada por el miedo, y allí nos enganchó uno de ellos a mí y a otra chica.

No imaginaba que una porra podía doler tanto, me maree del dolor, me quedé en un portal un buen rato…hasta que fui a preguntar a la ambulancia porque aquello no parecía solo un moretón.

Me llevaron al hospital porque me estaba mareando y tenía la tensión por los suelos, y en el camino se dieron cuenta de que tenía el brazo roto. Lo gracioso es que antes de atenderme me plantaron la factura, suerte que tenía de casualidad la tarjeta sanitaria europea. Pero debo decir que mucha gente me ayudó y apoyó, en la calle, en la ambulancia, en el hospital, a poner la denuncia que prácticamente usaron de papel de water…como no tenía sentido estar en Inglaterra sin trabajar ni poder pagar el alquiler me volví a Barcelona temporalmente.

IMG_2885      285145_10151289562558619_1399364881_n

Esta experiencia un poco traumática me ha servido muchísimo en el futuro, sobretodo para plantearme si realmente se puede cambiar el mundo desde la rabia, porque no tiré ninguna piedra, cierto, pero tenía mucha indignación acumulada y algo de rencor posterior, quizá un poco justificado porque vi barbaridades en esa manifestación y en posteriores. No quiero pensar que me volvieron cobarde.

(Esta “Carta al perro de Rajoy” la escribí en mi blog de aquella época).

Des de entonces ya no voy a manifestaciones muy a menudo, aunque con la escayola y todo fui a evitar varios desahucios y estuve muy cerca cuando le sacaron el ojo a Esther Quintana en la huelga general.

Lo que sí he hecho es dejar de colaborar drásticamente con un sistema en el que no creo, en lo que podría ser una huelga individual indefinida de trabajo y consumo que ojalá se generalice. (No pienso pagar ni dar un minuto de mi tiempo para que sigan rompiendo brazos y precarizando la vida de otros seres).

Es por ello que empecé a vivir este nuevo estilo de vida, porque no quiero pagar impuestos hasta que haya un gobierno que los distribuya correctamente. No consumo nada prácticamente y sobretodo no dejo que mi energía positiva se desvanezca por cosas que no puedo cambiar, ya que como repito siempre sólo puedo cambiarme a mí misma.

Ya no tengo rabia ni rencor, de hecho me encantaría quedar con ese policía que me agredió para tomar una cerveza y entender por qué actuó así, quizá hasta le podría dar ese abrazo que seguramente le hace falta.

Anuncios

Comparte tu opinión o experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s