“Vacaciones” en Madrid

Curiosidades de la vida, mi ordenador con la pantalla medio reventada que de repente dejó de funcionar, ahora ha resucitado, como si de un  milagro se tratara. No creo que dure mucho, porque va tan lento por la vida como su dueña…pero mientras siga respirando podré actualizar el blog más a menudo y no escribir tanto en el pasado…aunque mi presente es algo deprimente jajja. 

51124274_288114708520762_6341561612461146112_n

 

Tres días después de volver del Camino me fui a Madrid, con billete de bus pagado por mis amigas (rechacé ir en avión porque contamina y me estresa)  y mis 50 euros de emergencia  que había dejado en una caja de bombones, porque sabía que volvería a 0 del Camino, me fuera con el dinero que me fuera.

Fui para cuidarles las gatitas mientras se iban de vacaciones, como ya hice el año pasado, y lo explico porque es otra forma de vivir o viajar muy agradable. Puedes ocuparte de las mascotas de tus amigas o de desconocidos, a través, por ejemplo de la página http://www.mindmyhouse.com

normalmente no te dan comida pero mis amigas son muy majas y me dejaron la despensa llena, aunque no me gusta abusar y compré algunas cosillas también para no dejársela desvalijada.

En realidad lo hice como un favor, porque no me pillaba muy a mano esta vez, pero al final el favor me lo hicieron ellas a mí porque realmente necesitaba tener espacio y tiempo para mí. Hacía  mucho tiempo que no tenía un lugar para mí sola, si es que lo he tenido alguna vez, siempre he vivido compartiendo con otras personas o durmiendo en lugares públicos donde no siempre eres dueña absoluta de tu soledad. Además estar en una ciudad sin tener que trabajar también es algo diferente, no tienes que ir corriendo de un lado a otro con cara de asco en el metro preocupada por como llegar a fin de mes, sino que tienes tiempo para pasear,  observar, ser amable, sonreír…otro mundo.

Además como era absoluta dueña de mi tiempo podía levantarme y acostarme  a la hora que quería sin dar explicaciones a nadie, desayunar a las 2 de la tarde o a las 5 de la mañana,meditar y hacer yoga sin mirar el reloj, cocinarme lo que me apeteciera a cada momento fuera una ensalada de algas o un pastel de zanahoria vegano en forma de corazón para tener una cena romántica conmigo misma, recorrerme media ciudad a las 3 de la madrugada…todo lo que se puede hacer con 50 euros en dos semanas largas.

¿Qué  me llamó la atención de Madrid esta vez?

Bueno aparte del shock de quién ha estado casi un mes pedaleando sola por pueblitos y llanuras semidespobladas, me llamó mucho la atención,  la cantidad de casas de apuestas que había en el barrio donde estaba.

Era lo que más abundaba, aparte de farmacias.

El año pasado no vi tantas, quizá porque este año estaba en un barrio más obrero.

Me daba mucha lástima la gente que veía entrar ahí y me preguntaba qué clase de sociedad estamos creando, una sociedad adicta y enferma, por ello tantas farmacias. La cuestión es sacar  tajada, cueste lo que cueste, ni que sea a base de arruinar la vida de miles de familias, avasallandote sutilmente con  publicidad para que fumes, bebas y apuestes tu salario de mierda y si te sobra algo de dinero te lo gastes en antidepresivos y medicamentos que te arreglan una cosa y te estropean otra. No sé, juraría que la publicidad de alcohol estaba prohibida, pero lo habré soñado.

Aparte de hacer de ama de casa y vieja loca de los gatos, también socialicé un poco, visité algún centro social, algun concierto gratis,  quedé con algunas amigas, algunas hacía años que no veía y me hizo mucha ilusión (diría que  tengo más amigas en Madrid que en Barcelona) y también hice algunos amigos  nuevos, un músico genial cubano que conocí en el templo de Debod para no variar, un chico  que me invitó a hacer Taichi en un parque, unos vagabundos con los que me puse a tocar el ukelele y tuve una conexión muy bonita con ellos a través de la música, la risa y las palabras amables.

También me di cuenta porqué está tan arraigado el feminismo en las ciudades. Por un lado, hay hombres muy pesados. La primera vez que te dicen algo no le das importancia, y como sabes que vas a estar unos días nada más te da igual, pero si tuviera que pasar cada día delante de hombres que te ven como un cacho de carne y además te lo expresan, si no medito lo suficiente podría cabrearme. No sé, en Barcelona no me pasa tanto, será que paseo poco. Por otro lado, sobrevivir en una ciudad es jodido, si tienes que pagar esas burradas de alquiler y cobrar salarios de mierda. Pero aún es más jodido si eres mujer y madre soltera. Conocí a tres madres en un centro social feminista y al explicarme su historia entendí perfectamente  porqué tenían esa rabia y esa frustración y porque el movimiento feminista era necesario.

A ellas no podía darles mis consejos de “coge una mochila y vete de la ciudad”. Ya lo habían hecho antes de ser madres. Pero  si tienes hijos y encima compartes la custodia con alguien problemático o con otras ideas puedes verte atrapada fácilmente en la ciudad.

Y entonces que menos que tener un salario igual a un hombre, las mismas oportunidades de trabajo, facilidades para conciliar la vida laboral y familiar, tranquilidad cuando caminas por la calle y sororidad, pues las mujeres parece que estamos siempre compitiendo unas con otras, no sé si a los hombres les pasará igual.

Hago hincapié en esto porque nunca me había involucrado en la lucha feminista o no creía que se debía luchar desde la rabia, pero ahora entiendo que el feminismo se puede abordar desde muchas perspectivas y que todas son necesarias.

Y qué más…nada al principio llevaba muy mal el exceso de banderas de España, las rojigualdas, que si fueran republicanas no me importarían en absoluto, pero al final me acostumbré. Si me afectan, es mi problema, para eso están, para joder a quien no está de acuerdo con lo que representa, pero también están para desarrollar la tolerancia.

51286750_338352510101318_8206456478471553024_n

Muchas veces me pregunto si la tolerancia tiene límite, es decir, ¿se debe tolerar el odio y la violencia? Ojalá tuviera un miniBuda que pudiera responderme a estas preguntas.

También me sorprendió, en mis caminatas nocturnas, la cantidad de borrachos que había. Además era época de cenas de empresa. Para alguien que ya casi no bebe y no sale nunca de noche es muy muy raro, parecía que estaba en una película de zombies.

Y pensar, que no hace tanto, yo era uno de ellos jajaja.

Ah, como los 50 euros me volaron pronto, en comida pero sobretodo en billetes de metro, hubo un momento que me replantée lo de volver a reciclar comida de la basura, también para no perder la costumbre, porque siempre lo pongo como opción para ser libre pero ya hace un par de años o más que no lo hago.  En casa tenía comida, pero cuando estaba por la calle un porrón de horas paseando si me entraba hambre  no me podía permitir un falafel, por ejemplo. Así que empecé a observar y me encontré enfrente de una cafetería una bolsa abierta con un montón de sandwiches. ¡Esto es una señal del universo! Pensé. Me dió un poco de verguenza por la falta de costumbre y porque pasaba gente, pero me llevé dos y dejé para los demás recicladores. En realidad no los necesitaba, pues ya véis que tengo reservas de comida en mi barriga para un par de meses, era pura gula y además mi intuición me decía que no me los comiera, así que me sentaron fatal, me quería morir. A saber, igual habían estado fuera de la nevera días quién sabe. Nada, una pequeña lección para recordarme que el universo me da lo que necesito, y más, pero si quiero avanzar en la espiritualidad tengo que empezar a comer menos…y que se puede comer bien de la basura, pero siendo más selectiva y haciendo un estudio previo de cuales son los lugares adecuados para reciclar, no un sandwich de mierda, sino fruta y verdura a poder ser ecológicos.

Y nada, poco más, me llevo un buen recuerdo de estas “vacaciones” las mamis de las gatitas se portaron requete bien conmigo y  cuando volvieron   me trataron como una reina, cena en un thai incluida, taxi a la estación -obligada., y asiento especial para el bus nocturno de vuelta. Cosas de la vida, un día como de la basura, y al otro de restaurante!

Pues eso, si necesitáis algún día una canguro de perros, gatos, niños y mayores podemos hablarlo jaja. Como podéis ver, les puedo enseñar a tocar el ukelele también (unas semanas más de entrenamiento y la gatita nos saca de pobres).

 

Paz&amor!!

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en ““Vacaciones” en Madrid

  1. Ainsss ya verás cómo lo lea tu hater particular, tu némesis, Elena González Mesa…sigues viviendo del cuento, qué poca vergüenza llegas a tener…tú sigue así que vas directa al Infierno, sin pasar por la casilla de la salida, cómo en el Monopoli, jajaja! Un abrazote de esos de más de 20 segundos, cargado de oxitocina, de la güena!

    Le gusta a 1 persona

    1. jajjajaja te juro que lo pensé cuando vi la notificacion del comentario, digo o es vicente o es elena, mi yin y mi yang !! Me alegro que seas tu haciendome reir como siempre, aunque estoy preocupada por ella ya hace tiempo que no me dice nada! Ya que no me ama nadie por lo menos que me odien jajja un abrazo!!

      Le gusta a 1 persona

      1. Tú dale tiempo y relájate…es como el Guadiana desaparece y aparece…jajaja! Me alegro de hacerte reír, no es moco de pavo eso…y no te preocupes, puede que no te ame nadie (románticamente hablando…y, aún eso, nunca se sabe, jejeje) pero querer, te queremos muchos! Un abrazote y que tengas un caminar bonito y luminoso.

        Le gusta a 1 persona

Comparte tu opinión o experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s