“La hippie que se deprimía en una casa con piscina”

Igual que cuando viajaba intentaba llamar a mi familia sólo cuando estaba súper feliz y contenta, (y a poder ser tenía un sitio seguro para dormir, para no preocuparlos), en el blog me resisto a escribir cuando estoy hecha una mierda. ¿No hay suficiente miseria en el mundo?

Pero claro sucede que ya llevo unos meses hecha una mierda, digamos que ya ha pasado la tormenta pero ahora todos los días son de sol y nubes, sonrisas y lágrimas. Todos.

La causa principal de mi dolor es obviamente la despedida tan abrupta e inesperada de mi padre. Cuando ocurre algo así la dosis de amor, comprensión y afecto que necesitas es diez veces mayor de la habitual, que en mi caso ya es alta cuando estoy en la ciudad. Pero claro, da la casualidad que estoy en un entorno donde el amor que recibo es diez veces menor de lo habitual, y lo recibo mayormente por Facebook o Whatsapp.

(Seré muy hippie pero todavía los emojis y los abrazos virtuales no me liberan oxitocina, pero bueno, menos da una piedra).

Os voy a contar un secreto que seguramente ya os he contado porque no tengo secretos: me fui de esta casa hace 8 años y ahora sé que no me fui a vivir una aventura o a aprender inglés, o a hacerme lesbiana, me fui porque no me sentía amada, principalmente a raíz de quedarme soltera tras una relación larga con un chico.  Fue quedarme sin pareja y de repente empecé a ver el mundo de otra manera, como si me hubieran dado la pastillita de Matrix. Porque mis amig@s tenían su vida, sus parejas, su tiempo y su amor limitado, igual que mi familia.

Ahora he vuelto a esta realidad, de la que siempre huía a los pocos días en mis visitas. Tengo amigos, o conocidos, en todo el mundo, pero al funeral de mi padre vinieron tres amigas, que al fin y al cabo son las que cuentan, dos de ellas madres y las tres muy trabajadoras, así que con suerte nos vemos una tarde por semana. El resto bueno…amigos viajeros que están de casualidad por Barcelona, algunos viejos amigos que para quedar con ellos hay que pedir cita con dos semanas de antelación…sólo me salva el centro de meditación, que cuando voy a echar una mano me siento como en casa. Sigue siendo todavía mi comunidad, mi sangha, pero ya no puedo quedarme varios días como antes, pues mi madre me necesita.

Por supuesto he probado a enamorarme románticamente, cual mendiga del amor, porque el amor sana no? Las personas del pasado por las que aún siento amor, como son nómadas, cada vez están más lejos de mi presente sedentario, así que incluso he probado a conocer gente a través de aplicaciones móviles. Casi me alegro de que no haya fluido nada, porque en el fondo un fino halo de verguenza me invadiría cada vez que me preguntaran: “y donde os conocisteis?” En el Badoo…

Mmmm…no sé, llamadme tiquismiquis, pero preferiría decir: bailando desnudas en una hoguera, revolcándonos en un charco de barro en un rainbow, o almenos, en una meditación de luna llena.

Así que tras un par de zascas teóricamente aguantables ya no sé si quiero atreverme a intentar nada con nadie. No dejo de preguntarme, ¿qué leches es el amor de pareja?  ¿Una ilusión? ¿Puro egoísmo? ¿Una lección de impermanencia en su estado puro? Porque cuando viene es como un golpe de aire fresco lo ves todo de color de rosa, vuelves a sonreír, te sientes guapa, la vida es maravillosa, hasta las ciudades son hermosas, y cuando empiezas a apegarte sin darte cuenta a esas sensaciones placenteras de besos, risas y caricias, de golpe…toma! Si te he visto no me acuerdo. A veces sucede así aunque hayas pasado años con una persona.

Será que ahora toca experimentar el amor con esta “morena” de pelo fino, nariz ganchuda y que se cree el centro del mundo…oséase, yo misma.

Y bueno luego está mi madre. Sé que como la mayoría de las personas tengo que sanar mi relación con ella, pues es la base de todas mis carencias afectivas, nuestra falta de comunicación, trazar un puente entre nuestras formas opuestas de ver la vida y sanar juntas nuestro dolor…creo que para eso estoy aquí, con ella. De hecho ella es la persona por la que venía más a Barcelona y por la que me iba.

El problema principal es que no me siento en casa. ¿Cómo una persona espiritual puede sentirse en casa en un chalet con piscina no elegido y  que ni siquiera puede compartir con quien quiere?

Mi casa sería pequeña, a poder ser de bioconstrucción,  tendría terreno y un fuego a tierra, placas solares, sistema de reciclaje del agua, estaría a menudo llena de gente, de amigos viajeros, de couchsurfers, refugiados, haría meditaciones en grupo, yoga, terapias…eso mis padres lo sabían perfectamente y me limitaron las visitas hace tiempo, sobretodo si son de hippies sin casa como yo jaja.

Pero para mí una piscina que no puedes compartir no es más que un gasto de agua, un lujo innecesario y un coñazo para limpiarla, porque el compartir es también una forma de amor, y el amor no sólo gusta recibirlo sino darlo, aunque cueste darlo a quien más lo necesita.

La verdad que la limpieza de la piscina, que lo hago porque digamos estoy haciendo las tareas que hacía mi padre en vida, es de hecho un ejercicio espiritual. Primero, superar el rechazo que me supone vivir en una casa con piscina, aunque sea temporalmente porque se pondrá a la venta en breves y cuando mi madre esté bien yo seguiré mi caminito de vagabunda, supongo. Segundo, igual que con mi mente, me paso una o dos horas limpiándola al día, como una meditación, y al poco viene un golpe de aire y te la ensucia de nuevo. Aunque limpies la superficie muy bien, pase lo que pase y hagas lo que hagas, siempre habrá mierda en el fondo. Y lo peor es que si se ensucia demasiado, se pudre el agua  y a la mierda todo. La piscina cuesta unos miles de euros rellenarla según me dicen para que no me cuelgue, pero si se te pudre la mente y el corazón no hay euros que valgan.

Y esta es la lección que aprendí hoy, mientras lloraba sola en la puñetera piscina como una niña herida que se discutió con su madre:

Que lo más importante en la vida no es lo que tengas, sino sentirse amada y en paz, donde sea y con quien sea.

Por ejemplo, de mis muchos hogares, algunos de un día, otros de semanas o meses, me he sentido amada y en paz aquí:

 

Y según tengo entendido,  ese amor y esa paz no deben depender de otras personas ni del lugar, pues están aquí dentro, al fondo del pasillo de tu mente, a la derecha.

Pero todavia falta mucho camino para llegar a este punto.

<Bueno muchas gracias por leer hasta aquí, me siento mejor con esta autoterapia del blog, ya no me quiero ahogar en la piscina 😛 >

Ahora que ya ha hecho su función podría borrarlo sin publicarlo, pero lo voy a dejar, para que cuando os sintáis como una mierda y más sol@s que la una, os consuele saber que es algo perfectamente normal. Es una etapa que más tarde o temprano todas, todos, todes tenemos que pasar y que si no nos mata ni nos engancha al prozac, nos hará más libres y fuertes.

Ah, y quien esté en la mierda como yo y quiera un abrazo de más de 20 segundos, aquí estoy 🙂

 

 

 

 

Anuncios

8 comentarios en ““La hippie que se deprimía en una casa con piscina”

  1. Hola Corazón:No creo que sea para nada malo que hables de cómo te sientes creo que es necesario para liberarse y de alguna manera limpiarse por dentro.Eres una persona muy positiva(eres capaz de ver el mar en un invernadero con una lona azul en medio de madrid ;))y tienes mucha fuerza y aunque es lógico que estés pasando un momento malo seguro al final eres capaz de ver algo positivo como en el símbolo del Ying Yang.Si quieres hablar silva.Un beso muy gordo

    Me gusta

  2. hola. no se redactar muy bien correos… sólo quiero decir me identificó mucho con este escrito dejaste… siempre pensé era la única pensaba de está maner y wow jeje… soy de venezuela tengo 21 y gracias espero recibir más^_^

    2018-07-31 12:16 GMT-04:00, La vida es una sonrisa…que no te la robe

    Me gusta

    1. Gracias Yoselin! me costó bastante escribir esto, bueno los tres ultimos post porque imagino que no es politicamente correcto expresar el dolor, no estamos acostumbrados, tenemos el concepto que estar mal es una “debilidad” y quizá es hasta una herramienta del sistema para controlarnos y domesticarnos más. hoy me siento muy feliz de haberlo hecho porque gracias a este post estoy conectando con el dolor de otras personas, y entre todos podemos ayudarnos a sanar, sólo a veces hay que expresarlo!un abrazo!

      Me gusta

  3. Hola guapa!!!!!! Yo también quiero un abrazote de los tuyos!!!!
    Bueno, ahora tienes un momento así, pero como tú sabes, eso pasará….Espero que ahora puedas sanar tu relación con tu madre, y si no, pues nada…
    Las relaciones son complicadas, a veces es mejor estar sólo. pero también está bien lo otro. ¡Todo está bien!!!!! Lo bueno sería no apegarse, pero eso es fácil decirlo je je
    Badoo: A mí cuando me preguntan dónde conocí a David. y contesto: “en el badoo” ja ja también me dá un poco cosa, pero que le voy a hacer!!! nada es perfecto ja ja
    Bueno guapetona, sigue adelante y disfruta de los momentos buenos y malos
    Un abrazo de más de 20 segundos

    Me gusta

    1. hola guapa!!ya se me pasó un poco porque me depuré en el centro de meditación ayer, a ver cuanto me dura!igual me iría genial una sesión de “risoterapia porcina” contigo como en los viejos tiempos jajajja de hecho hoy sentí muchas ganas de volver a canarias fijate!por cierto no me acordaba de que habias conocido a david en el badoo en realidad sois una pareja muy bonita y al final eso es lo que importa!!un abrazoo

      Me gusta

  4. Buenas, alma!
    Qué bueno saber de ti, qué continúas tu camino, qué eres hermosamente humana! Yo, por mi parte, no voy a poder darte muchas palabras de ánimo, tengo el alma convulsa y estoy enfurruñado conmigo mismo y peleado con el mundo…pero eso sí, para los abrazos de más de 20 segundos, me apunto primens!
    Mis mejores deseos vuelan con estas palabras desde este lado del LLobregat, jajaja!

    Me gusta

Comparte tu opinión o experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s