India: siguiendo el arcoiris

Siempre que viajamos a un pais nuevo miramos si hay algun encuentro Rainbow porque nos alimenta de luz y amor, aunque no siempre son faciles ni comodos. Suele haber uno o dos al año pero no en todos los paises. Casualmente habia uno en Enero en Hampi e hicimos todo lo posible por llegar desde Calcuta, aunque estabamos a 1800 kilometros. Nos fuimos de Calcuta sin ver nada turistico mas que la casa y tumba de la Madre Teresa. Ni el Victoria Memorial que estabamos al lado ni el templo de Kali. El primero porque pasamos de visitar monumentos de egos ajenos -bastante tengo con el mio- y el segundo porque me daba un poco de pereza/claustrofobia. No recuerdo si lo dije en el post anterior pero la casa de la Madre Teresa tiene mucha paz y se puede hacer voluntariado, pero tienes que pagarte el alojamiento y la comida. A la proxima.

Compramos el tren con dos dias de antelacion con la ayuda de un amigo local y disfrutamos de nuestro primer viaje en tren en India -el primero en el que he dormido en litera-. Me daba un poco de inquietud lo de viajar en un tren con hombres de alta energia sexual observandome fijamente con mirada sibilina durante 30 horas, pero o tuvimos suerte o mi mente es muy negativa, puesto que compartimos vagon con una familia de Bangladesh y un grupo de jovenes del noreste muy simpaticos que iban a pasar unos dias a Goa, asi que acabe tocando el ukulele, se llevaron alguna pulsera y estamos invitadas a Dacca cuando queramos. La verdad que hasta se me hizo corto el viaje. Es una experiencia inolvidable en si misma, con todos los vendedores pasando gritando desde las 5 de la mañana Chai chai chai chai chai chai,  Paaaani pani pani paniii,  Samooosaa. No hace falta ni bajarse del tren para comer porque hay de todo y barato, y en las estaciones hay agua potable gratis, ahora que ya nos atrevemos a beber del grifo. Tambien hay muchos mendigos, que es el cuarto sector de India, y diria que alguno se inventa algo para dar mas pena, asi que solo les ofrecemos comida o algunas rupias si son mayores. No todos quieren la comida. La verdad que es un momento angustioso cada vez que alguien me pide con esas miradas profundas y se que no puedo o no debo darle dinero.

En Hospete donde llega el tren para Hampi nos asaltaron los conductores de tuc tuc, hubo uno que hasta se puso a correr antes de que parara el tren y nos abordo para cobrarnos 200 rupias para ir a Hampi, cuando el autobus vale 13 rupias. Un chico ingles que estaba perdido me dijo que le pedian 1000 rupias para llevarlo a Hampi, que esta a 13km. Ya se pasan! No les tengo mucha estima pero se que tienen que ganarse la vida y que los turistas somos un blanco muy apetitoso, nunca mejor dicho.

En Hampi vimos nuestros primeros monos, hurgando en la basura de la estacion de bus y caminamos y caminamos hasta el Baba cafe que era el punto de referencia, cruzando hasta un rio con todas las mochilas por ahorrarnos las 40 rupias de la barca jaja. (Economia mochilera, esa materia vital que olvidaron enseñarme en la universidad de Barcelona). En teoria el Rainbow para enocntrarlo debiamos preguntar en el Baba cafe, pues se supone se hace lejos de la civilizacion, pero nos enocntramos las primeras tiendas a pocos metros de llegar, despues de preguntar a todas las personas con rastas o pinta de haberlas tenido.

Resulta que los habian echado del lugar original el dia anterior, asi que el ambiente estaba un poco raro y la mayoria desayunando en el bar. Nadie nos dijo welcome home, pero habia un chico tocando la guitarra muy bien, nos compartieron un pastel de manzana buenisimo y pronto hicieron un circulo de comida con uvas sandia y piña. Ante la nueva situacion, hubo que hacer un Talking Circle hablando de las posibilidades de encontrar otro sitio o quedarnos ahi en medio de Babilon y los turistas, que no era la mejor opcion. Para quien no lo conozca Hampi es un lugar muy famoso, declarado Patrimonio de la Humanidad diria, muy frecuentado por escaladores, hippies y babas. Es un lugar realmente hermoso la verdad, -una vez pasada la parte turistica-, con gran energia espiritual, pero demasiado corrompido por el dinero como para que cien o doscientos hippies se pongan a acampar gratis delante de las guesthouse y a hacer un monton de workshops de yoga y otras cosas gratis, ademas de los tambores por la noche. Aunque teniamos permiso del Baba cafe para estar en su tierra y usar sus baños cada dia se acercaba la policia a husmear, de momento de lejos, a ver si podia pillar algun soborno pues es a lo que estan acostumbrados.

Quiza el lugar no era el perfecto, pero habia agua potable a 10 minutos, en el pueblo, un riachuelo medio limpio para bañarse, con la ropa puesta  asi se lava y seca todo a la vez. Se te quedaba en la ropa y el pelo un olor como medio a huevo podrido pero no queria usar jabon la verdad, aunque las mujeres locales que venian a lavar ropa si lo usaran. Cada 3 dias tomabamos un te y un chapati en uno de los bares y nos dabamos una buena ducha, sin ropa, pero habia dias que no habia agua en todo el pueblo. La gente era toda muy bonita la verdad, alguno mas loquito o fumeta que otros, pero en general reinaba la armonia y el buen humor. Intentamos expandirnos fuera de la tierrita legal pero que va la policia nos echaba todo el rato.

Como se acercaba la luna llena y cada vez venia mas gente se llego al consenso despues de otro interminable Talking circle de buscar otro lugar fuera de Hampi, asi que un scouting team salio en una pequeña furgoneta hacia Vadami. No pasaron del pueblo, la policia los paro, agredio y arresto, solo a los que eran indios, y dejaron ir a los extranjeros. Poco despues vinieron al campamento y nos echaron definitivamente, segun ellos por quejas de los locales, segun nosotros porque no recibieron su soborno. Yo me entere mas tarde porque estaba nadando en una especie de lago y justo habia decidido empezar mi campaña personal para limpiar el lugar de basura. A mi me encanta hacer rubbish meditation, limpiar alla donde voy, pero India es a veces un reto psicologico porque hay demasiada y la  forma  habitual de desaparecerla es quemarla tu mismo.

El encuentro con la policia fue interesante, porque los denominados comeflores somos un caso un poco complicado para ellos. Pocas veces se encontraran de que van a desalojar un sitio y la gente les sonrie, se pone a bailar y cantar, a hacer el om, o simplemente a recoger sus cosas con toda la paz y tranquilidad del mundo. Algunos policias se reian y hasta alguno canto algo, pero habia otros muy enfadados y violentos, palo en mano, asi que habia muchos cambios de energia en un minuto, del amor al miedo y del miedo al amor. Por supuesto si no hubieramos sido mayoria extranjeros nos habrian sacado a palos seguramente, porque podia ver como a los indios les hablaban mucho peor. Asi que nos fuimos, sin saber muy bien a donde, nos despedimos de la mujer que pastaba a las vacas cada dia en el campamento que estaban muy felices con nuestras sobras organicas, las mujeres que venian a vender fruta y te y sobretodo del “cake man” un hombre simpatiquisimo que hacia unos pasteles deliciosos pero que nunca pude comprar. No se dira que no contribuimos a la economia local.

Nos encontramos todos de nuevo en el pueblo, como de forma natural, debajo de un arbol. aunque habiamos quedado en la estacion de bus. Y ahi estuvimos muchas horas cantando, hablando…hasta que alguien dijo que podiamos dormir en la terraza de un hostal restaurante a cambio de cenar alli. Cuando fuimos 80 personas al sitio pequenisimo el dueño se asusto de tanto hippie y a las dos o tres horas nos pidio que nos fueramos. Homeless de nuevo, como de costumbre, decidimos separarnos temporalmente y cada uno durmio donde pudo, nosotras gratis en la terraza de un restaurante donde habiamos hecho wifi horas antes.

Al dia siguiente tras otras muchas horas bajo del arbol se decidio tomar un bus hacia “la tierra prometida”, la tierra del amigo de alguien que era aparentemente el lugar perfecto para un rainbow, con cascadas, animales salvajes, lejos de la civilizacion…el unico problema, que estaba a 800km. Hicimos una colecta con el “magic hat” con papelitos donde cada uno apuntaba la cantidad de dinero que podia pagar. Algunos ponian 0 otros miles de rupias, segun sus posibilidades. Se recaudaron 72000 rupias. Nosotras pusimos 1600 con todo el esfuerzo, sabiendo que el tren nos saldria mas barato. Pero la idea de ir todos juntos en familia parecia muy romantica y divertida.

Pasamos otra noche mas divididos, unos durmieron en el templo, otros en las rocas, nosotras en la tienda al lado del arbol, donde hice una buena rubbish meditarion antes de irme con la ayuda de algunos. Los locales flipaban porque en la India solo las personas de las castas bajas limpian basura, asi que debo ser una especie de intocable para ellos.

Al llegar a Hospete nos dijeron que el bus que habian encontrado por 50.000 rupias ahora valia 87000 asi que nos desanimamos. Estuvimos horas en la estacion de autobus tirados haciendo un revuelo impresionante porque cientos de personas nos rodearon a mirarnos. Era un poco intimidante, me sentia como una estrella de Bollywood. Los indios tienen la costumbre de mirarte fijamente sin percatarse de que molestan, sobretodo si eres mujer y vas poco tapada, asi que habia que hacer estrategias para que se apartaran un poco y dejaran de hacer fotos y videos. Yo llevaba mi nariz de payaso y el ukulele y practicaba un poco a desviar la atencion. Al final dijeron que se habia encontrado un camion, y estabamos muy felices hasta que vimos el camioncito donde teniamos que meternos 70 u 80 personas, era imposible si no eres indio. Otra vez confusion, talking circle, desilusion de muchos que decidian marcharse…al final encontraron dos camiones, por 40.000 cada uno, y se hizo otro magic hat para recaudar mas. No se como se llego a la cantidad que se necesitaba y finalmente partimos a la aventura. Eramos unas 35 o 40 personas en cada camion, uno lo bautizamos Eagle (Aguila) y el otro Butterfly (mariposa). Iban realmente lentos, parando cada hora. Las paradas para comer o cenar eran larguisimas porque nos poniamos a cantar el food circle o a bailar. Total que las originales 20 horas del viaje se convirtieron en 4 dias. 4 dias sin dormir bien, duchandonos algunos en templos, pisoteandonos, haciendo puzzles inimaginables para poder dormir…no se como no nos acabamos matando. Habia alguna tensioncilla de vez en cuando pero en general reinaba el buen humor. Para mi la noche mas especial fue la segunda, donde paramos en un templo y el baba que habia ahi nos recibio encantado, a la 1 de la mañana. Decia que vivia en una cueva arriba de la montaña, que era sagrada, y que solo bajaba una vez al año, para el 14 de enero que es el año nuevo en Tamil Nadu. Seria cierto porque el que traducia nos dijo que hablaba un tamil prehistorico, muy dificil de entender. Era ademas luna llena, nos pillo por el camino.

Yo estaba cansadisima y solo queria salir del camion para ir al baño, pero al final me quede en el fuego, luego empece a bailar un poco, a tocar el ukulele canciones rainbow y mantras…y luego nos dijeron si queriamos escuchar un poco al baba. Nos quedamos unos pocos, al final eramos 9 y fue realmente especial. Dijo muchisimas cosas, y emanaba una energia increible. Yo le habia observado y habia estado fumando shilums sin parar, pero se le veia fresquisimo. Nos hablaba de las montañas sagradas, que eran 7, del templo donde estabamos, un templo de Shiva, y dijo muchas cosas que son dificiles de transcribir la verdad, supongo que hay que vivirlas. Pero enfatizaba mucho en el numero 9, siempre eramos 9, si se iba uno venia otro, si se dormia uno, se despertaba otro. A cada uno nos dijo algo, a mi me dijo que yo queria que todo el mundo fuese feliz a mi alrededor y algo mas que no recuerdo. Nos invito a los 9 finales, que nos quedamos hasta que se hizo de dia, a volver en marzo para subir la montaña, cuando es la mejor epoca, y estar unos dias con el. Tiene numero de telefono y todo pero no lo apunte. Estoy tentada de llamarlo en marzo, aunque estoy un poco lejos. Por la mañana, fresca como una rosa sin haber dormido nada limpie un poquitin el templo, nos duchamos todos mezclados en el baño de mujeres donde habia unas pocitas y cubos de agua y seguimos camino. La tercera noche dormimos en otro templo pero no fue tan especial para mi porque no me aleje del camion, pero algun compañero tuvo alguna experiencia bonita, lo pintaron y no se que porque era una fiesta especial. En algun momento, dos veces, tuvimos que bajarnos del camion y tomar un bus publico porque la policia no nos dejaba ir en el camion, decia que era ilegal, eran tramos ademas de montaña, a mucha altura. La ultima parte yo me fui en bus publico y los demas en privado, porque ya no poodiamos pagar tanto dinero, ni cabiamos todos en el publico, fue otro momentillo de tension sin importancia. Llegamos a Kodaikanal devoramos comida y compramos una mantita y una esterilla con lo que nos habiamos ahorrado del bus privado, porque hacia un frio de la leche. Estabamos a 2000 metros o mas. Volvimos a encontrarnos con todos, incluido un grupito de chicos que se habian adelantado para hacer scouti9ng y pedir permisos y volvimos al camion unos kilometros mas. Llegamos de noche, con el amanecer de la luna, a un campito en medio de la nada donde hacia un frio impresionante. Descargamos y limpiamos los camiones y hicimos tres fuegos que parecia que no calentaban nada. En teoria nos quedabamos ahi una noche y luego moviamos 2km mas pero eso nunca paso, nos quedamos ahi al lado de la carretera. El chico que nos hablo de la tierra prometida iba y venia y decia que esa era la tierra pero que el dueño estaba en chennai, asi que estabamos con el mismo problema que 4 dias antes: policia a diario que queria sobornos, le dimos algo a los locales la primera noche, como 2000 rupias, luego los forestales, luego los locales, alguno borracho. Y ademas, el frio. Jamas en mi vida he pasado tanto frio, y eso que teniamos tienda. Habia algunos que no tenian tienda ni saco no so como sobrevivian, por la mañana estaba todo escarchado. Luego salia el sol e immediatamente hacia muchisimo calor, todo muy extremo. El lugar era muy lindo igual, montañas, la famosa cascadita que tampoco era lo que mi mente imaginaba, tambien con basura…Almenos podiamos hacer fuego sin problemas, tocar tambores, cantar y bailar sin molestar a nadie. Habia una escuela pero no hubo niños por muchos dias porque era cerca, y de ahi tomabamos el agua de un poco verdoso que luego nos dijeron que no era para beber. La comida era deliciosa eso si porque habia unos hermanitos indios que cocinaban increible pero no parecia tampoco el sitio, ibamos a morir de pulmonia si seguiamos ahi. El ultimo dia antes de irnos hubo una invasion de vacas y una de ellas parecia realmente enferma, estaba muy violenta y babeando. Uno de los hermanitos que tiene una granja decia que esta vaca parecia una vaca loca. Fue muy curioso tambien el proceso con la vaca porque algunos la querian sacar palo en mano y era peor, se ponia mas nerviosa y violenta, hasta que un chico se acerco y le acaricio la cabeza. Se calmo por un tiempo.Pero otro problema de ese dia era que no habia agua ya, ni en la escuela ni en todo el pueblo. Hubo que comprar algunos litros y tomar una de un rio sucisimo para hervirla. Decidieron mover toda la cocina y limpiar todo lo que la vaca habia tocado y cagado, con ceniza claro. Total que todas esas cosas que a mi me parecieron señales me hicieron sentir que tenia que irme. Igualmente decidieron moverse todos, a otro lugar mas escondido, pero nosotras ya no sentiamos de quedarnos, mi compa estaba bastante enferma y yo asi asi.

Nos fuimos con 4 españoles a Madurai en bus, direccion a Auroville. Lo decidimos en el mismo autobus a Kodaikanal, porque no teniamos ni idea de adonde ir, si a la playa a Kerala, o Gokarna, o Goa…Siempre quise ir a Auroville, hace años, pero quedaba tan fuera de la ruta que habia imaginado que lo habia descartado.

En Madurai fue rarisimo todo, estaban en huelga general porque el gobierno habia prohibido una fiesta con vacas, y la gente protestaba porque querian la fiesta y el gobierno porque es muy religioso y ve las vacas como dioses. Habia manifestaciones, incluso con banderas anarquistas y comunistas, que yo pensaba que eran en contra del maltrato animal y deje hacerme fotos, pero resulto que estaban a favor de la fiesta. Yo no entendia nada.

Encima cuando llegamos y buscabamos un hostal barato un grupito de jovencitos se acerco, uno me dio la mano como para saludar y otro aprovecho para toquetearme. Mucha mediotacion y paz pero mi respuesta fue pegarle un puñetazo en el hombro, me senti ultrajada y me los hubiera comido a la barbacoa a todos. El hostal cutrisimo y caro, pero teniamos tanto olor a humo que despues de 5 duchas aun se podia oler algo.

Nuestra llegada a Pondicherry fue muy curiosa tambien, llegamos a las 4.30 de la mañana en bus publico y queriamos dormir en la playa un poco con las tiendas pero empezo a llover y nos refugiamos en un sitio que parecia abandonado, tenia la piscina destrozada llena de ramas. Cuando mejor dormia aparecieron una pareja super enfadados, cepillo de dientes en la boca, diciendo que nos fueramos. Y luego no nos dejaban ir decian que habiamos roto la valla, era mentira y que iban a llamar a la policia. Yo alucinaba, que hospitalarios! En Marruecos nos habrian invitado a desayunar y a quedarnos el tiempo que quisieramos, lo que hace el miedo. Nosotras escapamos primero pero los chicos tuvieron mas problemas y casi se enzarzaron, ya habia un grupo de indios con palos preparandose y la policia a saber nos habria intentado sacar hasta el ultimo centavo. Al final salimos direccion a Auroville y llegamos en autostop, porque esta a 8km.

Y aqui sigo todavia, hace casi un mes. Pero esto va para el siguiente post, que sera pronto porque en la maravillosa biblioteca de Auroville tienen un ordenador.

Paz&amor!

Pd: No puedo poner fotos pero son practicamente las que estan en la pagina de facebook.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “India: siguiendo el arcoiris

  1. La “Vaca”me ha hecho mucha gracia jajaj. No sé que decir, te conozco, me parece todo tan valiente. Quiero vivir algo contigo así, me da pena no haber ido a India contigo pero por lo que leo no sé si hubiese soportado la mitad del camino. Gracias por contarme estos cuentos que me llenan de ilusión. Hasta pronto.

    Me gusta

  2. Je, je. Genial Carmen!!

    Te he podido leer este último artículo.

    Me encanta tu sencillez y tus experiencias.

    Yo al final pude estar 8 días en Marruecos, en Marrakech y hacer una ruta al desierto (el principio del Sahara).
    Espero que estés bien y que te vaya bonito!!

    Un abrazo desde Barna.

    Me gusta

Comparte tu opinión o experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s