Diario de mi primer rainbow

Debido a falta de medios tecnológicos cuando estoy en la naturaleza hay muchos aprendizajes que no puedo escribir o que resumo demasiado  y que me parecen de gran importancia. Aprovechando que he reencontrado mi diario de viaje a Rumanía en 2014, a mi primer rainbow, quiero compartirlo casi en su totalidad ya que normalmente hablo mucho de los rainbows que voy pero sin profundizar en lo que aprendo, y muchos se pensarán que es un simple festival de vagos y drogadictos.

Será largo, casi como un minilibro de Kerouak, pero entretenido y didáctico.

11-13 de Agosto 

Desde que tomé la decisión de venir al Rainbow yo sola jamás dudé, porque fue una decisión tomada con el corazón, pero cuando llegué a la estación del Nord y vi el microbus donde se suponía que tenía que ir a Rumanía, lleno de hombres bebiendo cerveza y alguna mujer de los que la mayoría huyen en el metro, pensé:

¡Ay, mamá! me pasé de lista esta vez

Un amigo del instituto me acompañó hasta la estación y se hizo pasar por mi novio para que no me violaran mucho. Como es muy cachondo me besó la mano y me dijo: “fóllate a quien quieras cariño, yo ahora me voy de putas”. Y ahí me quedé, pensando como iban a violarme y recordando todas las películas de serie B que he visto en el pasado. (Muchos me habían dicho que estaba loca por irme a Rumanía sola). Al final resultó que el microbus sólo iba hasta Sant Joan Despí donde había 300 o 400 rumanos más de todo tipo, con un aspecto menos inquietante que los del microbus. He aprendido mucho en este viaje, que las apariencias engañan y que una persona desdentada que se sienta a tu lado quizá no quiere robarte, sino ofrecerte un cigarro y decirte que tengas cuidado con los ladrones. Los rumanos que venían conmigo en el bus (eran 7 autobuses) se convirtieron un poco en mi familia, sobretodo Elena y Dragomir, la familia gitana que se sentaba a mi lado y que casi me adoptó durante los dos días de viaje. El niño el primer día ya me llamaba hermanita. Yo le hacía realmente de hermana mayor y le aconsejaba que dejara de fumar, pues tenía 13 años. Comían fatal, sólo bebían fanta y cocacola, bocadillo, pizza…y quería decirles que se estaban matando (además de que a Drago le llamaran gordo maricón en el colegio) pero no sé hasta que punto podía servir de algo o era entrometerme demasiado. Elena solo tiene 8 años más que yo pero parecía mi madre y actuaba un poco como tal. Es chatarrera en Granada y pide dinero en la calle, fuma Marlboro y ha sufrido mucho en la vida. La casaron a los 14, ha vivido en la calle, es analfabeta…y tiene un gran corazón, aunque sabe de picardía. (Por cierto si alguien la conoce en Granada que me de su teléfono pues lo perdí aunque me estuvo llamando varias veces). Podría haberme ido con ellos a Chuche y ayudarles a coger setas unos días pero tenía ganas de llegar al Rainbow. Por no fiarme del todo, tonta de mi, hice 4 o 5 horas más de viaje hasta Cluj-Napoca, aunque me aseguraban que desde Chuche Huedin estaba cerca. Una vez en Cluj me sentí un poco perdida y sola, quería visitar algo pero iba tan cargada de la mochila y toda la comida de mi madre que sólo cambié dinero y cogí el tren a Huedin. En el tren también me sentí algo intimidada por los hombres y una mujer que ya estaba siendo vigilada discretamente por la policía. Justo antes de llegar mi amigo Thomas (que había conocido una noche en La Palma y que me había invitado al rainbow) me mando un sms diciendo que me recogía en Huedin. Justo al lado en el tren conocí a una chica holandesa que también iba al Rainbow y había venido sola en autostop…¡des del País Vasco! Siempre hay alguien más valiente…

La calle de la estación parecía el Oeste, no había un alma, pero enseguida llegó Thomas a rescatarme con su superfurgo, ibamos recogiendo a todos los hippies que encontrábamos hasta que no cabía ni una aguja. Nada más llegar al párking del rainbow nos bañamos en el río. Todos estaban desnudos, y yo igual, ya sólo por eso me sentí como Eva en el paraíso.

Rainbow_Gathering_welcome_home

15 de Agosto

Mi primer día en el rainbow ha sido inolvidable, tan intenso que necesitaría muchas libretas para describir todo lo que he sentido. Me recuerda a mi viaje a Cuba, me dejé tanto por escribir…pero se queda escrito en el alma eternamente.

Cómo el día anterior me fui a echar la siesta antes del atardecer y ya no pude levantarme tras 40 horas de viaje o más, madrugué bastante. No sabía muy bien como planificar el día, ya he descubierto que aquí no hay que planificar nada, sólo fluir. Así debería ser siempre.

Me fui al río a bañarme – desnuda por supuesto- estuve meditando un rato sobre una roca y cuando volvía a la tienda oí que anunciaban una meditación. Yo quería relajarme e interiorizar, pero resultó ser una meditación de Osho muy poderosa:

  • Primero teníamos que respirar y expirar muy fuerte moviendo los brazos a la vez, como si fuera un pollo. Casi me mareo, porque cada parte duraba diez minutos.
  • El segundo paso era sacar la ira gritando o expresar lo que te diera la gana, pero que se oyera mejor. Fue muy difícil esta parte pero me liberó mucho, por primera vez en mi vida grité con toda mi alma, jamás antes había sido capaz. La verdad que ya no tengo rabia con personas de mi entorno personal pero gritaba por las guerras y el sufrimiento global, por Palestina y por todas las barbaridades que hace el hombre por dinero y falta de conciencia.
  • La tercera parte me mató ya, teníamos que saltar levantando los brazos. Tenía tanto calor que me quité el vestido y me lo até a la cabeza. No muchos iban desnudos pero es lo que me encanta de este sitio, puedes hacer lo que te de la gana mientras no hagas daño a nadie; nadie te juzga.
  • El cuarto paso era mantener los brazos en alto durante lo que me pareció una eternidad. Esta es la parte que tengo que trabajar más, aprender a traspasar la barrera del dolor, ser más consciente de que el dolor es impermanente y está en la mente; ahí empieza realmente la meditación. Casi nadie pudo aguantar mucho sin moverse.
  • La quinta y última parte era celebrar. El guía (que ha estudiado en The Human University) tocaba el dijiridoo y lentamente íbamos fluyendo con la música. Al acabar hicimos un círculo y cada uno expresó lo que había sentido, es algo a lo que no estamos acostumbrados en Babilonia.

Después de eso como estaba empapadísima de sudor me fui en dirección a la ducha -sí, ¡hay una ducha!- pero por el camino me crucé una charca con barro donde la gente se hace sus tratamientos para la piel. Así que no me lo pensé mucho y animada por un chico alemán me embadurné entera. Luego un chico escocés nos animó a ayudarle a construir un dragón de barro y ahí estuvimos un buen rato, como nuestra madre nos trajo al mundo pero verdes, como si fuera cemento pero con las manos.  Le poníamos algo de césped por encima aunque alguien se quejó de que allí había renacuajos y podíamos dañar el ecosistema. También decían que no era muy higiénico porque seguramente había caca de vaca, pero bueno, es preferible a la caca humana. Además ¡protege del sol! En un break vi algo grotesco. Al chico escocés le dio curiosidad por comerse una lombriz que había encontrado en la charca, de cuatro dedos mínimo de largo. Al menos la lavó. Yo le dije que no lo hiciera, que era un ser vivo y él no estaba muerto de hambre pero sí, lo hizo. Por su cara de asco posterior creo que no volverá a hacerlo. Después de la escena desagradable me apetecía fumarme un cigarro pero tenía las manos llenas de barro. Aquí descubrí el mágico sistema de comunicación rainbow. El alemán gritó ” cigarrette connection” y enseguida una chica a 20 metros levantó la mano y me lió un cigarro; luego vino otra chica y yo le di de mi tabaco. Y así funciona aquí compartiendo lo que hay -obviamente cuanto menos hay más cuesta compartir, pero aún así me he dado cuenta de que cuando tienes una necesidad más o menos básica el universo te la cubre. Tenía sed y enseguida apareció Thomas con garrafas de agua. A cambio le ayudé a cargarla, parte para su familia y parte para la cocina de los niños. Esto en la ciudad pasa poquísimo, básicamente por falta de tiempo y conciencia. Creo que estamos manipulados para estresarnos artificialmente con la televisión, la sobreinformación y sobreestímulo de estupideces y los trabajos estúpidos de muchísimas horas. Pero en origen, el ser humano que está limpio de esa mierda tiene empatía por naturaleza.

Después fuimos a la ducha. La ducha es un palo de madera con dos grifos que vendrán del río, fría por supuesto y un palet en el suelo. Por supuesto la gente te ve, siempre hay 10 o 20 personas enfrente esperando o hablando, parece la playa del rainbow. La mayoría están liberadas de sus complejos, al menos para ducharse, sólo vi una chica un poco gordita que se duchó con ropa.  Yo en cambio me bañé con mis compañeros de barro y nos ayudamos unos a los otros a quitarlo de la espalda. La próxima vez al río porque nos llevó un buen rato.

rainbow rumania

Luego vino mi primer Food Circle. Antes de servir la comida se reúnen todos en un circulo gigante, se dan las manos, se cantan algunas canciones y se recita el Om. Me encantó esa sensación  de hermandad, la buena energía…la cadena de besos, donde besábamos la mano del que teníamos al lado, y el Om superpoderoso. Nunca había recitado el Om con 1000 personas. Luego se reparte la comida. Creo que era más tarde de mediodía -aquí el reloj es el sol-, pero era más bien desayuno, fruta y porridge. La verdad que aquí como mucho menos, me alimento del aire, el sol y el agua, la buena energía…y además da gusto poder comer 100% sano. Después de comer pasan algunos cantando y bailando con un sombrero, el sombrero mágico o magic hat, y cada uno aporta lo que puede y/o quiere de dinero. En el food circle se anuncian los talleres que se ofrecen por la tarde o la mañana siguiente, hay muchísimos y muy interesantes, todo el mundo puede enseñar y aprender algo. Ojalá en algún rainbow futuro pueda enseñar algo…

Yo fui a dos talleres, el de hoponopono y el de tantra (al fin)

El primero es como una técnica ancestral muy poderosa, de Hawai; de ahí viene lo de : lo siento; perdón; gracias; te amo.  El chico que lo impartía es rumano y vive en una comunidad llamada Lugugaga, de permacultura y bioconstrucción. El taller consistía en irnos pasando un objeto, el talking stick para hablar 4 veces y cada uno abría su corazón si quería. Él lo usa en oficinas, resolución de conflictos. En este caso se basaba en el rainbow y las consecuencias negativas para la naturaleza de que estuviéramos ahí. Me sorprendió que la gente pidió perdón por matar los bichos que le vienen a los brazos (desde entonces no lo he vuelto a hacer) o porque hicieron un fuego y un insecto pasó volando y se quemó un ala. Siempre habrá alguien con mas sensibilidad y conciencia que yo.

Yo dije lo siento por traer mucho plástico y productos químicos como pasta de dientes, oraldine…que por comodidad no me he preparado con productos naturales. Pedí perdón a la gente que he juzgado en mi vida por no tener la misma conciencia que la mía cuando yo tampoco soy perfecta y hay gente con mucha más conciencia que yo. Di las gracias a mi amigo Thomas por haberme convencido para venir al Rainbow y él me las dio por venir, aunque nos conocemos de tan sólo un día. También al universo por darme la oportunidad de ser tan feliz. Y dije I love you a todos, en especial a la gente que antes odiaba como los policías.

Ayer por cierto vinieron dos para hacer fotos y yo les saludé y les sonreí de corazón. También a mi familia, que aunque no me entienden del todo se preocupan y me ayudan a que cumpla mis sueños. Fue bonito aprender esta técnica y creo que la pondré en práctica conmigo misma, la familia o las comunidades donde vaya.

images

El taller de tantra fue un super aprendizaje. Al principio no estaba  muy a gusto porque el que lo llevaba era un poco cerrado de mente y daba por supuesto que el intercambio de energía era hombre-mujer. Era un taller de baile; primero las mujeres se tapaban los ojos con una venda y luego los hombres, aunque como siempre había más hombres que mujeres. Yo pregunté eso, si tenía que ser obligatoriamente hombre-mujer y dijo que sí, que era necesario para sentir la polaridad de las energías. Yo le dije que yo tenía las dos energías -como todos, contestó alguien- pero al final sólo bailé con hombres. Al fin y al cabo cada persona establecía sus propios límites. Dependía de la persona, con alguno no pasaba de rozarnos la yema de los dedos, con otros algo más pero nada explícitamente sexual, era más sentir la energía del otro. Con uno me sentí incómoda cuando yo tenia los ojos vendados, aunque después lo elegí yo y lo reconocí, fluyó más la cosa pero cuando sobrepasan tu espacio eso se queda ahí grabado. Lo último me encantó, además fue con un chico jovencito que yo había elegido dos veces. Teníamos que bailar con el coxis -me recordó a avatar un poco- e imaginar que eramos dragones que sobrevolaban el cielo hasta llegar a su casa, donde estaba nuestro amor.  En teoría no nos tocábamos las manos, pero nosotros volamos juntos agarrados y la verdad que sentí como si fuéramos un sólo dragón. Él comentó en el circulo que casi había entrado en trance en ese momento, y creo que yo también. De todas las meditaciones de mi vida es donde más he desconectado la mente.

Quizá vuelvo al taller, aunque a ver si convenzo al profe para que sea más abierto, ya me he compinchado con una chica española. Después del taller me quedé hablando con ella, nos invitaron a tomar té y volví a la tienda como 5 o 6 horas después, porque cayó un tormentón importante. Fue una experiencia estar 5 personas en una tienda de dos, dos mejicanos super graciosos, una alemana que ha viajado 100 veces más que yo con 7 años menos y las dos españolas. Hablamos sobretodo de viajes y realmente aluciné cómo la gente es tan valiente y se va a la India con 5 euros en el bolsillo. Ahora la alemana y el mejicano se quieren comprar un caballo y viajar…hasta Egipto! Y ella está embarazada. También hablaban de gente que va con camello, del desierto, de tantas cosas…que me muero por seguir viajando, es la mejor universidad.  Después de la tormenta hicimos fueguito, nos dieron comida, tuve una conversación filosófica con la chica de 21 años y me fui felizmente a mi tienda, que estaba bastante lejos, a oscuras, descalza y medio desnuda. Me pegué una buena ostia en el barro y seguía con una gran sonrisa.

Sólo por este día ya han valido al pena los 2400km.

(Esta noche casi no he dormido, estaba muerta de frío, las cosas húmedas y con la lluvia parecía como si el suelo se hubiera puesto como una piedra, pero gracias al mal tiempo he tenido tiempo de escribir en esta libreta).

 

16 de Agosto

El segundo día ha sido también muy fructífero; cada día aquí es muy intenso. Por la mañana no salí mucho, no había sol, no había dormido bien, había cogido frío la noche anterior y no salí de la tienda hasta el mediodía. Aún así era muy agradable porque la gente se levanta de buen humor y empiezan a tocar sus instrumentos suavemente o a cantar. Mi vecino es sudamericano y se tiró media mañana cantando esto:

Abuelito fuego, las gracias te doy, las gracias te doy. Abuelito fuego las gracias te doy, las gracias te doy. Por abrirme el corazón, a la sanación, abrirme al amor. Por abrirme el corazón a la sanación, abrirme al amor. Abuelita luna, las gracias te doy, las gracias te doy…

y así se tiró la mañana dando las gracias al sol, a la tierra, al aire, al agua, a las estrellas…

Al final me atreví a salir y me di cuenta que afuera hacía menos frío y hasta sol, pues mi tienda está en un frondoso bosque. Justo me encontré a Thomas (parece que la telepatía funciona bien) y fuimos a bañarnos al río. Por el camino probamos la cuerda esa entre dos árboles, la slack line, y aunque tengo paz interior, que es lo que dicen que hace falta, aún me falta confianza. Luego fuimos al Food Circle y como aún no había colaborado en nada ayudé a servir la comida. Casi me estreso un poco porque repartir a 1000 personas o más no es fácil y además hay que hacerlo sin estrés y con una sonrisa, no como en los restaurantes. Al final ni comí porque no sabía que tenía que dejarle mi plato a alguien, pero me encontré con la chica española y me invitó a un té y un cigarrito. Después fui a un taller de permacultura que me pareció muy interesante, resumiendo mucho:

Prácticamente toda la energía viene del Sol, también el petróleo. Todos somos una suma de ecosistemas, nuestras células forman el ecosistema de nuestro cuerpo, un bosque, un charco, tienen su ecosistema. Los conejos tienen los ojos a los lados para huir de sus depredadores y los zorros delante para cazar. Si aumenta la población de conejos o ratas aumentará la de zorros pero llegará un momento que faltarán conejos y la población de zorros también disminuirá y se volverá al equilibrio. Los ecosistemas existen a todos los niveles, la tierra forma parte de la via lactea y ésta del universo.

En cada ecosistema debe haber un “efecto negativo” que reduzca el crecimiento infinito de la población. Incluso un bosque al cabo de unos años acaba quemándose por sí mismo por la madera acumulada.  El problema es que nuestro sistema industrial es de efecto positivo. Hemos recibido una herencia inesperada que es el petróleo. Estamos agotando algo que tarda millones de años en producirse pero no hay un flujo. El plástico no se deshace por ejemplo. Producimos y producimos pero no se puede acabar con esa energía, como la nuclear. En una isla del este del pacífico, la isla de Pascua creo, llegaron los colonos, se instalaron y empezaron a crecer, a cazar la fauna, a talar los árboles y a tener muchos hijos. Se separaron en tribus pero al final acabaron siendo caníbales porque como no había bosques no había animales, la tierra se secó y ni siquiera tenían madera para hacerse una barca y marcharse, asiq ue han encontrado esqueletos con mordeduras humanas pues al final era lo único que había para comer. ¿Vamos a acabar así?

La permacultura consiste en construir un ecosistema dentro de tu casa. Que no se produzcan residuos, que todo se retroalimente. Conservar los alimentos para el invierno y que no se tiren en verano, agricultura orgánica, compartir cosas que se usan poco con los vecinos como herramientas, utilizar las energías disponibles, el viento o el sol, un salto de agua…

Bueno es algo muy complejo pero que profundizaré más, pues en el futuro me encantaría cultivar mi propia comida y ser casi autosuficiente.

Por la noche asistí a mi primer food circle nocturno que es muy diferente al diurno, con velas, fuego, música en vivo…claro no hay electricidad ni falta que hace.

Había mucha comida esta vez, ensalada de col con chili y pasta, todo vegano. Después yo tenía ganas de “fiesta” pero estaba todo muy tranquilo. Pasamos por una fiesta griega tranquilita, pero al final nos topamos con una super party pizza con los italianos. Me hinché a pizza y pastel porque se lo curraron muchísimo, en un horno hecho de barro en dos semanas y que la lluvia destruirá después del rainbow. Fue una noche muy mágica había muchas estrellas, salió la luna, música por supuesto…hasta yo me animé a tocar algo. Y me maravilló todo el trabajo que esa gente estaba haciendo por los demás, esa actitud de dar y compartir sin esperar nada a cambio, algo que sólo he visto aquí en el rainbow. Se me hace difícil de creer. Cualquier cosa que necesites la pides y te aparece enseguida, a veces sin ni siquiera usar la palabra “connection”.

17 de agosto

Ayer fue otro día mágico. Por la mañana me tiré en la tienda hasta las 3 o 4 de la tarde pero es que en cuanto salgo de la tienda raramente vuelvo hasta el amanecer. Iba a bañarme en el río pero me topé con un taller de chakra healing, aunque no lo acabé porque me moría de frío. He pegado la novatada de venir muy veraniega. Se trataba de recitar el Om para cada chakra, 3 veces o las que quieras y cada chakra tiene un mantra : “OM-RAM”, “OM-BAM”, etc. Después se colocaban piedras en cada chakra y se hacía como un masaje. algo entre reiki y ayurveda.

Después fui a un taller de canciones búlgaras porque había un fueguito y hacían té, y me gusta cantar, aunque como no tenía las lentillas no podía leer la letra que no era fácil.

Después fui a la tienda por ropa y al food circle pero comimos tardísimo, se ve que los indios que iban a cocinar se rajaron a última hora. Yo ayudé a servir aunque me gustaría ayudar más activamente en otras cosas. Creo que voy a ir a muchos rainbows asi que tendré oportunidad.  Mientras esperábamos la comida estuvimos alrededor del gran fuego cantando flojito, mirando las estrellas. Después de comer seguimos, porque lejos del fuego hace mucho frío.

Otra cosa que me encanta del rainbow es que puedes dar o recibir muestras de cariño a desconocidos, hombre o mujer, sin que se escandalice. Aún me sorprende. Una chica me acarició el pelo de repente en el taller de chakras y casi doy un salto del susto porque no estoy acostumbrada, pero me encantó.En babilonia toda muestra de cariño fuera del circulo de amigos tiene exclusivamente connotaciones sexuales y está mal visto. Así que en la hoguera nos íbamos dando masajitos unos a otros, un poco en cadena; yo le hice uno a una chica, que acabó siendo la profe del taller de canciones búlgaras, guapísima por cierto Le encantó.  Luego acabé bailando en la hoguera un montón de rato, hasta me quité la camiseta, aquí nadie te juzga ni se ríe si tienes barriga o las tetas pequeñas. Todos te aceptan, te sonríen y te aman, ¿no es maravilloso?

fuego

18 de agosto

Otro día más en el paraíso. las fuerzas van disminuyendo un poco porque el frío no me deja dormir, pero soy tan feliz que me sale la energía de cualquier sitio. Ayer bajamos casi todos al pueblo a hacer un pasacalles, para interaccionar un poco con el maravilloso pueblo rumano. Cuando llegamos parecía que la fiesta estaba acabada pero Rosita y Lola, las españolas, la volvieron a reanimar bailando danza del vientre. Estaban guapísimas la verdad. estuvimos hasta que se hizo de noche y tuve el lujo de poder usar un lavabo en el bar, pues lo que más me cuesta de todo esto es hacer mis necesidades en una zanja común (el famoso “shit pit”) sabiendo que puede venir alguien en cualquier momento, y hasta ponerse al lado.

Vino la policía pero como siempre hicieron unas fotos y se fueron. ¿Qué podrían decirle a gente que sólo estaba cantando, bailando, compartiendo comida, sonriendo siempre, haciendo malabares, tocando música increíble? El reflejo de una sociedad perfecta.

Después de cenar alubias fuimos al “music temple” donde asistimos a un concierto maravilloso de música de todo el mundo, al lado de una hoguera.

(Aquí cuento como empezaba a enamorarme de una chica, pero me lo reservo, porque ella no se enamoró de mí jaja. En un rainbow lo difícil es no enamorarse cada día, pues hay tanta gente bonita!).

 

Por la noche me morí de frío, como siempre, pero es el precio a pagar por estar aquí…y ser tan poco previsora.

19 de agosto

Hoy el día está siendo tranquilo. Después del Food Circle fui con algunos a chequear el campamento porque decían que alguien de fuera del rainbow estaba robando. Yo no he sido robada, pero confío en el universo, todo lo que pasa es por algo. De todas manera no tengo mucho que perder más que el pasaporte y el dni.

Anoche en el fuego decidimos unas hermanitas irnos de viaje por Europa del Este, Grecia, quizá Turquía, Austria…hay poco dinero pero confío en que sobreviviremos. Mi corazón me dice que viaje en lugar de ir al otro Rainbow que hay en Hungría. (Me voy a ayudar en la cocina)

Por la noche después de la cena, dahl con millet, buenisimo, me
quedé en el fuego, toda la noche, interiorizando los sonidos, acompañando a la gente que canta mantras…hay voces preciosas. A momentos entro en una especie de trance.

Al final Rosita y yo nos quedamos haste el amanecer, fumando y riendo y cantando canciones más animadas en una hoguerita alternativa. Había un chico que parecía Jesucristo y hubo un momento que eramos 12 más él, como los apostoles, y me harté a bromear con eso, aunque en el fondo lo sentía como real, el chico decía unas cosas que realmente me transportaron a 2000 años atrás.

 

 

 

Bueno el diario sigue, pero me lo olvidé en Barcelona y no puedo acabar de transcribirlo todo. Al final me quedé hasta que acabó y me fui en autostop hasta el rainbow de Hungría a 400km, hice más amigos, me enamoré más veces, conocí a mi compañera actual y aprendí otras cosas, pero por supuesto la primera vez siempre es especial y se vive más intensamente. 

Si te llega la oportunidad de ir a un rainbow, significa que estás preparad@, así que no lo dudes, te cambiará la vida. 

De hecho, desde que descubrí el rainbow, descubrí también el autostop y me convertí definitivamente en nómada, no paro de viajar con mi tiendita de campaña.

Lo más maravilloso del rainbow es que dejas de sentirte al fin un bicho raro, pues todos somos inadaptados de la sociedad y encuentras en cualquier lugar del mundo esa familia que te recibe con un abrazo y una sonrisa. Desde fuera parece una secta, yo siempre bromeo diciendo que lo es a quien me pregunta, pero para mí es una tribu de personas libres o que quieren serlo, que se juntan para compartir, recibir y dar amor.

images (1)       descarga (3)      descarga (2)

4   1 5

sunset 3 descarga (1)

pd: yo no tengo fotos del rainbow porque en teoria no se pueden hacer fotos, pero encontré estas en google, la mayoria son de rumania y hungria.

 

Anuncios

Comparte tu opinión o experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s