La “temida” Albania

Pocas personas de mi entorno conocen Albania, pero la mayoría tiene un concepto bastante negativo de los albaneses, gracias una vez más a la televisión. Incluso en el fondo de mi mente había un pequeño resto de miedo, aunque ya había tenido una maravillosa experiencia con los albanokosovares en Kosovo.

Llegar a Albania SAM_6405desde la playa de Ada Bojana fue relativamente fácil, pues está muy cerca (de hecho antiguamente esa parte pertenecía a Albania). Un señor albanés de Montenegro que había nacido el mismo día que yo y que conducía fatal nos dejó en la frontera, donde pasamos tranquilamente caminando sin ningún problema. Allí los mismos taxistas de la frontera nos consiguieron un buen ride hasta Shkodër con un profesor de tenis musulmán guapo y amable que nos enseñó la ciudad un poco y nos volvió a dejar en ruta, aunque casi nos quedamos en el lago Skadar. Seguro que hubiéramos acampado unos días más pero de nuevo tenía la prisa interna de llegar a Grecia. Ahora he aprendido que las prisas no sirven de nada…   SAM_6425

A los 3 minutos un camionero que afortunadamente hablaba italiano nos dejó cerca de Durres. En teoría teniamos el cartel para Tiranë, la capital, pero en el último momento decidimos que no necesitábamos una gran ciudad pues sólo sirve para agobiarte y gastar dinero, y es dificilísimo salir después. Me daba un poco de pena este camionero joven que decía que su novia era el camión y que pasaba su vida entera trabajando. Bien cierto es que Albania es uno de los países más pobres de los que hemos estado en los Balcanes y no debe ser fácil salir adelante por la vía legal, aunque como mucha gente humilde se gastaba muchísimo dinero en las adicciones: tabaco, café y alcohol, pues sus dos cervecitas por la mañana no se las quitaba nadie.

El siguiente ride, también a los 5 minutos o menos, fue el más interesante: un hombre muy respetuoso que hablaba italiano también con un cochazo, que al preguntarle riendo si era mafioso nos contestó muy digno que en todo caso traficante, pero no mafioso porque no había robado ni matado a nadie. Me pareció muy coherente: “no tengo educación, me gusta el dinero y la aventura, en Albania tenía dos opciones: pasarme la vida entera en una fábrica comiéndome un sandwich a la salida o arriesgarme a hacer millones de euros, aunque haya sacrificado ya 9 años en la cárcel. No soporto los hombres que entran llorando como niños en la cárcel. Si te dedicas a esto tienes que entrar en la cárcel como un hombre. Gracias a gente como yo hay trabajo para policías, funcionarios de prisión y jueces”.

Nos invitó a comer un sandwich y nos llevó a la playa. Esa noche tuvimos un hotel de lujo en primera línea de playa: un castillito para niños.

No teníamos frío, pasamos desapercibidas pues la playa era semiprivada y si no hubiera sido por los mosquitos que nos acribillaron habría dormido genial. Recomiendo a todos los viajeros el Castle Hotel:

Después del bañito en el mar nos permitimos el lujo de desayunar en un hotel de verdad, pues Albania es muy barato y por 2€ cada una nos sirvieron un mega desayuno con huevos, tomate, pepino, no recuerdo si papas fritas, mermelada, un litro de té y mucho pan. Qué felicidad. Valió la pena dormir en un castillo para comer después como una reina.

El autostop fue bastante bien, siempre muy rápido, sólo que un chico cristiano que parecía gay al que yo abrí bastante mi corazón y le dije que mi compañera y yo eramos pareja claro, nos ofreció el consabido trío al que yo rechacé muy educadamente como si me hubiera ofrecido un café. El siguiente también se pasó de listo porque era un taxi pero no lo dijo, y nos pedía dinero o sexo el muy cabrón. Ya no me había gustado de un principio. Después todo bien un chico muy amable nos llevó hasta Elbasan, nos invitó a un café en su bar medio cerrado y nos compró un camping gas. Otro señor nos llevó hasta Pogradec, nuestro destino para ese día; daba un poco de respeto y parecía mafioso de verdad pero se portó bien, no intentó nada sexual almenos.  No podíamos hablar nada porque sólo hablaba albanés, y yo sólo sé decir “mio manges” [buenos días] y faleminderit [gracias].

En Pogradec ibamos a pasar dos noches o tres idealmente a la orilla del lago Ohrid, que era el mismo lago que dos meses atrás habíamos estado pero en la parte de Macedonia. Estuvimos dando vueltas, compramos comida pero no vimos un sitio tranquilo para dormir que además pudiéramos hacer fuego y estar relajadas. Paramos a un chico muy guapo, enfermero,  que le pedimos porfavor nos llevara a las afueras. Al llegar nos invitó a unas caladas de un “cigarrito de la alegría” puro, que ya no fumo tabaco, y claro me dejó KO. No podía ni montar la tienda después y me entró la paranoia, además del hambre canina, de que nos iban a atropellar o violar porque estábamos en un parquecillo donde venían muchos coches a fumar. Es curioso, los miedos y las ansiedades que no tengo de normal me los saca afuera la maria, pero bueno me sirve para hacer un trabajo espiritual.  Pero no, no soy la típica hippie que se pasa el día fumando pues soy muy sensible, con una calada cada dos meses ya estoy en otro planeta, y algún día no volveré.

SAM_6459

Esa noche estresante por culpa de nuestra mente acabó bien, nadie nos secuestró ni nos hizo a cachitos como se supone que tendría que pasar a dos chicas indefensas en Albania. Por la mañana conocimos a otro viajero checo que vivía en Barcelona, a unas mujeres que limpiaban el parque y que no entendían muy bien que hacíamos ahí pero parecían simpáticas, y después de comer nuestra última pizza barata decidimos irnos hacia Grecia porque no habíamos encontrado nuestro sitio ideal para instalarnos, aunque de nuevo en la Europa rancia ya nos sería impensable permitirnos una pizza. Tampoco tuvimos que esperar más de 5 minutos para encontrar un coche con unos turcos que iban…a Estambul!

¡Viva Albania! Otro país al que quiero volver (y ver el sur que dicen que hay alguna playa espectacular como Sarandë).

 

 

Anuncios

Comparte tu opinión o experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s