“Test de conciencia”

He encontrado un artículo tan interesante sobre el despertar espiritual que me he tomado la molestia de perder 3 horas para traducirlo y poder compartirlo con vosotros.
Para algunos quizá todavía no tiene mucho sentido, pero seguro que algún día lo tendrá…

En mi caso, un poco por mi curiosidad y un mucho por colaborar 9 meses en un proyecto basado en el “despertar de la conciencia” me siento identificada con casi todos los puntos…y me tranquiliza saber que las sensaciones que siento no son únicas ni soy un bicho raro…

¿Y tú, ya sientes la llamada del despertar?

 

25 CARACTERISTICAS QUE PUEDES ENCONTRAR EN AQUELLOS QUE ESTAN DESPERTANDO

No hay duda de que la Tierra está evolucionando espiritualmente. La gente está experimentando cambios intensos en su vida, en el trabajo, en su comportamiento y sus relaciones personales. Muchos están despertando a una velocidad que sólo puede ser descrita como fenomenal. ¿Cómo saber si estamos despertando? Aquí tienes 25 características comunes que quizá encuentres en ti y en los demás.

Algunos de vosotros quizá experimenten cosas que no están en la lista, así que os animo a compartir vuestras experiencias en los comentarios de abajo. Todos somos únicos y muchos de nosotros estamos experimentando fenómenos que son difíciles de explicar en este tiempo. Estamos aprendiendo unos de otros.

1. Estar en espacios públicos puede ser abrumador a veces. Las paredes entre nosotros y los demás se están disolviendo, pero no hemos aprendido realmente a distinguir entre la energía de los demás y la propia. Si el estado de ánimo general de la masa es negativo o “borreguil”, podemos sentirlo extremadamente, y quizá sentimos la necesidad de retirarnos en nuestro propio espacio. Una vez hemos recargado nuestras baterías con meditación, pasando tiempo en la naturaleza, lejos de otras personas o simplemente sentándonos en una observación silenciosa, estamos listos para adentrarnos en la masa otra vez. En las relaciones personales, a menudo sentimos las emociones de los demás como si fueran nuestras. Es importante tener un nivel alto de empatía, aceptando las emociones de los demás mientras las observamos y mantenemos nuestra empatía, pero siendo conscientes de que no todas las emociones nos pertenecen. Nuestra sabiduría interior puede enfriarse por la influencia social.

2. Entendemos el paradigma actual, incluso más de lo que nos entendemos a nosotros mismos. Podemos ver la fotografía completa y nos maravillamos con la dualidad de nuestro mundo. Ya no distinguimos nuestras elecciones de vida entre bien y mal, bueno o malo, son sólo elecciones definidas por una frecuencia neutral. Ser conscientes de la unidad nos permite difundir el mensaje de conciencia única a toda la humanidad, lo que nos permitirá sanar nuestras divisiones y convertir la miseria de los seres humanos en abundancia dentro de una comunidad global llena de amor hacia los demás en lugar de miedo hacia los demás.

3. Sabemos cosas sin tener que descifrarlas intelectualmente. A menudo llamado conocimiento intuitivo, tenemos momentos “a-ha” y percepciones que pueden explicar algunas de las teorías o los fenómenos más complejos del mundo. Algunas de las mentes más brillantes de nuestro tiempo simplemente “saben”. A menudo sabios y adeptos reciben descargas de información de niveles superiores de conciencia, después de meditar o estar en presencia de un individuo más consciente; esto le está pasando cada vez a más gente y con más frecuencia. A medida que confiamos más en nuestra intuición, ésta se hace más fuerte. Son tiempos de “pensar” con nuestros corazones más que con nuestras cabezas. Nuestros sueños comienzan a ser precognitivos y con el tiempo nuestros pensamientos conscientes lo serán también.

4. Reconocemos nuestra imperfección y la belleza de ser una versión imperfecta de nosotros mismos. Prosperamos retándonos sólo a nosotros mismos, y no a través de la competición a expensas del otro, especialmente desde que no tenemos necesidad de juzgar a aquellos que están exactamente donde necesitan estar.

5. Ver la televisión o la mayoría de los principales medios de comunicación, -incluyendo los periódicos y muchas películas de Hollywood- es muy desagradable para nosotros. La mentalidad que crea la mayor parte, aunque no toda, de los programas de televisión y el cine es aborrecible. Mercantiliza a las peronas y promueve la violencia. Reduce nuestra inteligencia y adormece nuestra respuesta empática natural ante el dolor ajeno.

6. Ya no tenemos la necesidad de apegarnos a las cosas materiales, entendemos que esto sólo nos lleva a la miseria porque así no aprendemos a amar a los demás y a nosotros mismos. Aunque las cosas son también parte de la conciencia, no permiten al ser humano acelerar el proceso de conciencia global que se requiere para cambiar el mundo. Sólo el amor por nosotros mismos y por los demás puede hacerlo. El amor es reconocer el merecimiento y la dignidad de todos. Somos amados tan incondicionalmente por la “Creación” que incluso podemos elegir creer que no somos amados.

7. Mentirnos es prácticamente imposible. Quizá no sabemos exactamente qué verdad estás escondiendo, pero podemos intuir que algo no está bien. También sabemos cuando tienes otras emociones, dolor, amor, etc. que no estás expresando. Eres un libro abierto para nosotros. No estamos entrenados en contra-inteligencia, sólo estamos atentos y sabemos. A la vez que nos fijamos en las señales físicas, podemos mirarte a los ojos y saber qué estas sintiendo.

8. Podemos coger síntomas de tu resfriado, como los hombres que enferman por la mañana cuando sus mujeres están embarazadas. A menudo experimentamos “dolores por compasión”, tanto emocionales como físicos. Tendemos a absorber emociones a través del plexo solar, considerado el lugar donde “digerimos las emociones”, así que a medida que fortalecemos este chakra podemos desarrollar problemas digestivos eventuales. Enraizarse a la tierra puede ayudar a restablecer nuestro centro emocional. Andar con los pies descalzos es una buena manera de reconectarse con la tierra.

9. Tendemos a enraizarnos con los de abajo, con los que no tienen voz, aquellos que han sido abatidos por “matrix”, etc. Somos personas muy compasivas, y los individuos marginados a menudo necesitan más amor. Las personas pueden percibir nuestros amorosos corazones, por eso completos desconocidos nos contarán a menudo su vida o se nos acercarán con sus problemas. Aunque no queremos ser un vertedero de los asuntos de los demás, tenemos un buen oído con aquellos que están trabajando con sus cosas.

10. No sentimos la necesidad de despertar a cada persona que vemos. Con unas pocas frases podemos interpretar su comodidad ante discusiones relacionadas con la conciencia. Cuando es necesario, plantamos una semilla y si debe crecer, lo hará. Entendemos que intentar despertar a aquellos que no están listos puede herir su sensibilidad.

11. Si no aprendemos a establecer los límites adecuados, podemos cansarnos fácilmente de absorber las emociones de los demás. Atraemos “vampiros energéticos” como las moscas al papel, así que algunas veces necesitamos una vigilancia extra a la hora de protegernos.

12. Todos nos convertimos en sanadores. De forma natural gravitamos hacia los campos de la sanación, acupuntura, reiki, Qi-Gong, yoga, masajes, obstetricia, etc. son campos en los que nos encontramos normalmente. Sabemos que el colectivo necesita sanarse, y por eso damos el máximo para ofrecer la sanación de la forma que nos atrae más. Además transformamos las formas “tradicionales” de curarnos a nosotros mismos. Preferimos la alimentación natural, hierbas y medicina holística como formas de curar las enfermedades.

13. Vemos las posibilidades antes que los demás. Igual que la Iglesia le dijo a Copérnico que estaba equivocado y él se mantuvo fiel a su teoría heliocéntrica, sabemos que las masas se niegan a creer. Nuestras mentes están a años luz.

14. Somos creativos. Cantamos, bailamos, pintamos, inventamos o escribimos. Tenemos imaginaciones increíbles.

15. Aceptamos que sólo podemos atraer lo que está dentro de nuestro campo vibracional. No hay experiencias de que podamos obtener algo en la forma física sin atraerlo desde la perspectiva vibracional. Esto incluye las experiencias más horribles y las más maravillosas. Lo que estamos aprendiendo a hacer es a aceptar las relaciones y las experiencias para lo que son. Las personas y las experiencias sirven como reflejo para enseñarnos algo sobre nosotros mismos.

16. No cuestionamos lo que es el amor, por qué o como se presenta. Sabemos que está en todos lados, en cada uno y en todo, impregnándolo todo e infinito.

17. Necesitamos más soledad que la media.

18. Podemos aburrirnos fácilmente, aunque somos realmente buenos entreteniéndonos a nosotros mismos.

19. Lo pasamos muy mal haciendo cosas que no queremos hacer o que no disfrutamos. Realmente creemos que la vida está destinada a ser una expresión de alegría. ¿Por qué perderla haciendo algo que odias? No somos vagos, somos exigentes.

despertar-1
20. Estamos obsesionados con sacar la verdad a la luz.

21. Vivimos sin miedo. Cualquiera y todos los cambios que vienen, sin importar cuanto son percibidos como negativos o dramáticos en nuestra Tierra, son diseñados por nosotros. Hemos pasado el punto de no retorno y la Tierra está ascendiendo a un nivel más alto de conciencia. Nada puede pararlo.

22. No podemos controlar el tiempo. Nuestra imaginación a menudo nos supera y un día puede parecer un minuto, una semana, un día.

23. Aborrecemos la rutina.

24. A menudo estamos en desacuerdo con la autoridad (por razones obvias). Algunos lo llaman “anarquía” sin un verdadero entendimiento de lo que la palabra o nuestros gobiernos realmente son.

25. Normalmente somos educados, pero si eres egoísta o grosero, no estaremos mucho tiempo contigo y encontraremos una excusa para no quedar con gente obsesionada con ellos mismos. No entendemos a gente que son insensibles a los sentimientos de los demás o a otros puntos de vista.

Referencias:
 preventdisease.com
 quantumunlimited.org
 wakingtimes.com

SOBRE EL AUTOR:
Josh Richarson es blogger, sanador y un constante perseguidor del estado natural de la conciencia humana.

Pincha aquí para leer el artículo original 

Anuncios

Comparte tu opinión o experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s