“Prosa-poesia” de una bohemia en la ciudad

Ahora lo sé.

El ordenador me chupa la energía

y se apropia poco a poco de mi felicidad.

Hace que le regale mi vida, mi tiempo, mi seguridad.

Casi sin quererlo, cuando estoy en la ciudad,

acabo enganchada al Facebook,

tragando las quejas de los demás, las desgracias ajenas;

me lleno de rabia y cuando ya estoy mal, hasta me hace sentir envidia,

ni sana ni real. En La Palma, sin ordenador, jamás me pasaba.

Como si en el Facebook la gente mostrara las peleas con su pareja,

sus días rutinarios, sus lágrimas, las horas perdidas aburriéndose en el trabajo.

Lo sé, lo sé por las incesantes invitaciones para jugar al Candy Crash.

¿Pero qué más puedo hacer? La ciudad es cara, sólo para ir, a 20 km, ya tengo que pagar un porcentaje demasiado alto respecto a lo que tengo. La gente no lo sabe, pero es más barato vivir en un eterno viaje.

Reconozco que me gusta pasear por la noche por sus calles, vagabundear, como un fantasma.

Sin intervenir, sin juzgar.

Como el que es consciente de que ya no pertenece a este lugar.

Yo lo sé. En pocos días me aburro, me deprimo, los viejos amigos están y no están,

porque ya me fui de sus vidas años atrás.

Un abismo cada vez más grande se abre entre mi ser y el de la sociedad,

cuando los veo pasar con sus bolsas de la compra, mirando escaparates,

otros sufriendo estrés y ansiedad, en silencio.

Porque hay que aparentar que nada va mal, este modelo de vida no es un fracaso,

la ciudad no es antinatural.

Algunos pasean agarrados de la mano…de su iphone, absortos, esclavos, de no sé qué juego o del milésimo Whatsapp.

Y yo lo intento, intento adaptarme, intento parecer “normal”.

Intento que mi estómago no devuelva la comida cuando veo las noticias o la publicidad,

intento hacer ver que me sigue interesando la política, cuando sólo me interesa el amor y la paz.

Fueron tales mis intentos por integrarme que casi busco trabajo asalariado, en algo social.

Incluso pensé en la necesidad de volver a cotizar, para esa pensión que nunca llegaré a cobrar.

Suerte que como requisitos pedían NO tener carrera, o estar apuntada al paro,

porque ya no importa como trabajes, sino la bonificación que recibirán.

Y aunque apunto estuve anoche de irme a un bar

a emborracharme del aire sucio y superficial

-porque más de dos cervezas no podría pagar-

me di cuenta de que me tengo que marchar, una vez más.

Y esta mañana me reencontré con mi soledad,

en ese riachuelo contaminado donde iba a meditar, cuando peleaba con mamá.

Y abracé muchos árboles, gigantes, hermosos, ¡tan sabios!

con sólo ver caer las hojas lentamente, me emocioné.

Así estuve un buen rato, llorando sola, no de tristeza,

sino por mi ansiado reencuentro con la Madre Tierra, por escuchar los pájaros tímidos

y el riachuelo chapoteando entre las rocas, aunque cada diez minutos lo estropeara un avión.

Y ahí me sentí completamente feliz de nuevo, amada y protegida,

hasta que un grupo de gente gritando pasó robándome mi paz, y mi soledad.

Sábado de agosto, una provincia con 3 millones de personas,

no, no es la islita bonita y tranquila de canarias que ya hecho a faltar.

Así que me voy, una vez más, con todo el trabajo hecho y casi todos los abrazos dados,

a pasear en guagua por Europa, para conocer a la “familia” bajo el arcoiris del amor, la alegría y la libertad. No lo decido yo, me lo pide mi corazón.

Iré sola, como siempre que me voy, con mi casita de 23 euros, poco dinero, mucho amor y menos miedo.

PD: Ya os contaré mis alegrías, y mis penas si las hay, por Facebook, porque aún no tengo Whatsapp. Pero no sintáis envidia de mi, también a veces lo paso mal 😉

DSCF7065

Anuncios

Comparte tu opinión o experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s