Días de sol y poesía

Hay días sencillamente perfectos. De levantarse y acostarse con una sonrisa, hacer yoga para desperezarse, desayunar pan hecho por nosotros al calor del sol, trabajar todos juntos en el huerto con buena energía, comer algo riquísimo como siempre,  brindar por la vida con vinito artesanal…y por la tarde tocar la guitarra en la tipi con buena compañía. Fue un día tan perfecto, que hasta me salió esta especie de poesía. Os pido que me la peguéis con una chincheta en la frente si un día abandono la isla bonita por dinero: Si algún día vuelvo a atraparme en ciudades grises, … Continúa leyendo Días de sol y poesía