Recuerdos de una vida artificial

Recién llego de hacer la ruta de los volcanes, que cruza media isla de La Palma, con los pulmones llenitos de aire puro. Desde esta ventana, mientras escribo en un ordenador prestado, veo la montaña, el bosque, y la tipi del amor. Siento paz, me miro al espejo y hasta me veo más joven, exceptuando las arruguitas de tanto sonreír. Y me ha dado por recordar…

 

Recuerdo… mirar por la ventana de pequeña y no ver más que al vecino de enfrente. En el suelo del balcón, el polvo constante de la fábrica  Cementos Molins, que junto a la Celsa y la Solvay  -siempre pensé que explotaría algún día- me hubiera augurado una vejez felizmente cancerosa. Jugaba siempre en el parque de al lado de casa, también de cemento, con una fuente eternamente seca y dos palmeras importadas de a saber donde. Al menos aún no existía el Whatsapp.

 Yo me sentía feliz, quizá porque no conocía otra cosa. (Y suerte que en el pueblito andaluz donde iba cada verano pude descubrir lo que era una gallina)

Recuerdo… mi primera juventud, el atasco de cada mañana para ir a trabajar a una oficina (el afortunado destino laboral de los que no se conocen a sí mismos); el estrés para encontrar aparcamiento, las multas y las grúas –por las prisas- que se me llevaban medio sueldo. La comida recalentada en el microondas de la universidad que me comía a toda prisa para estudiar aquello que acabaría odiando. 

¿Maximizar beneficios de empresas privadas?

No, gracias. Prefiero maximizar la felicidad local y en todo caso, una  “fábrica” de luz como La Tamaya.   

 

Recuerdo… partidos de fútbol los domingos en el bar, peleas absurdas con mi novio merengue en el “derby”, centros comerciales, cines carísimos repletos de americanadas, gimnasios que nunca iba (¿se creen que somos hamsters?), McDonalds más de una vez a la semana (ughs), demasiado dinero al mes gastado en el grupo Inditex, cuenta bancaria en la Caixa, medio paquete diario de Nobel y borracheras semanales en la misma discoteca para olvidar que tenía una vida que realmente no deseaba.

Pero yo me sentía feliz, hasta que dejé de estarlo y volé a Brighton, donde cambié el coche por la bici, el nobel por el tabaco de liar, la oficina por la residencia de ancianos, el aire se podía respirar…y entré un poquito en contacto con el mundo espiritual. Seguía bebiendo cerveza como agua para socializar, pero fue un gran paso hacia la libertad. 

El sentido de este blog no es renegar de mi vida pasada, tuve muchos momentos bonitos y fue una etapa indispensable para estar en el paraíso donde estoy ahora, rodeada de verde, aire puro, playas limpias, tranquilidad y comida sana; quizá es para hacer reflexionar a las personas que siguen en la rueda, que siguen teniendo una vida que les fue programada externamente, pero que no tiene nada que ver con lo que verdaderamente son.

 

He conocido últimamente muchos expolicías, militares, ejecutivos, banqueros que se dieron cuenta que no nacieron para eso, que se atrevieron a dejar su vida artificial para vivir SU vida real, o están en ello. Y la mayoría irradian felicidad y parecen tener 10 años menos.  

 

Y no quiero alargarme más pero hay algo que no se puede obviar: LAS CIUDADES SON UNA CARCEL. La cárcel del capital, donde estás obligado a trabajar 40 o 50 horas sin luz natural, o a mendigar esos 400 euros con los que nos quieren callar; una cárcel donde casi todo es artificial y/o dañino: los parques, la comida, el aire, las prisas…hasta las sonrisas.

 

Y es la peor de las cárceles porque con tantas distracciones –para eso están- pocos se dan cuenta de su falta de libertad.

 

PD: quiero compartir la película que me hizo hacer el “click”. Gracias a ella, vivo en un lugar muy parecido a ese planeta. 

http://www.youtube.com/watch?v=BnLUfiPQMeE

Anuncios

4 comentarios en “Recuerdos de una vida artificial

  1. Amo tu blog, verdaderamente renovador. Te deseo lo mejor. Amo lo que haces. Ya hace tiempo he llegado a muchas de las conclusiones que tu.

    GRAGIAS!!!!!!!!!

    Con amor
    Mikhail, de Republica Dominicana

    nota:
    No puedo ver la pelicula que dices en youtube. podrias darme el nombre de la pelicula????

    Me gusta

    1. muchas gracias Mikhail!!! me encantan vuestros mensajes, sobretodo ahora q estoy unos dias con mi familia y pocos son los que me entienden o me dicen que aman lo que hago jaja (quiza porque no han visto la pelicula que recomiendo, se llama La belle verte, de Coline Serreau, en español El planeta libre. Voy a ver si puedo renovar el link! Un saludo!! Ojala pueda visitar tu tierra algun dia!

      Me gusta

Comparte tu opinión o experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s