Cuentos para aprender

Ahora que acabo de leer a Jorge Bucay, me he dado cuenta que los cuentos pueden servir para reflexionar, así que aquí va uno:

Había una vez…

…una chica de ciudad que fue de excursión a la montaña. La ruta que había planeado, sacada de una guía de senderos, pasaba por un bosque que le habían dicho era maravilloso, mágico y con restos arqueológicos importantes. Tenía muchas ganas de hacer esa ruta, y además le encantaba andar sola, la ayudaba a encontrarse a sí misma.

Cuando llevaba media hora andando felizmente, el camino se adentró por un barranco, por lo que parecía el caudal de un río. Era muy bonito, todo lleno de vegetación exótica, habia mucha paz y sólo se escuchaba el canto de los pájaros.  Era muy divertido ir saltando y trepando de piedra en piedra, se sentía de nuevo una niña.

Caminó un rato cantando alegremente  hasta que en un descuido se resbaló con el pinillo y se dió un buen culetazo. Gritó de dolor pero nadie la oyó, se maldijo, y se le escapó alguna lágrima. Otra vez se había hecho daño en la muñeza izquierda, jamás se le curaría!

Al final, decidió seguir caminando, era una chica fuerte y aventurera.

Pero enseguida le apareció un compañero algo molestoso: EL MIEDO. Era doble. Además del miedo de volver a caerse, estaba el miedo de poder perderse: hacía un buen rato que no veía ninguna señalizacion del camino, tan sólo encontró un esqueleto de un animal, y empezó a inquietarse. Ya no le parecía tan bonito el lugar.

Siguió caminando, ya sin cantar, hasta que el camino se dividió en tres. Sin rastro de la pintura amarilla y blanca que debería marcar el camino, se decidió por el primero, parecía el más fácil. Pero tras una pequeña tregua, el camino empezó a complicarse de nuevo: había troncos, tenía que trepar por rocas enormes, empezaba a ver peligro por todas partes, y ni siquiera tenía cobertura de móvil. Su mente como siempre no podía parar de pensar e imaginar sus posibles destinos: se partiría una pierna y acabaría atrapada en ese barranco tenebroso, sin nadie que pudiera rescatarle, para morir deshidratada. El próximo caminante encontraría su esqueleto, como ella encontró el del perro. Qué presagio.

O caería en un agujero tapado por el pinillo y la comerían los gusanos. Se le metería una rama por el ojo y quedaría ciega.

En qué momento se había atrevido a salir de casa, ¡maldita inconsciente! Mira que se lo habían dicho veces: no vayas sola de excursión, es peligroso.

No estaba acostumbrada a darse media vuelta en su vida -incluso había acabado aquella carrera universitaria que odiaba-, pero esta vez su “responsabilidad”, o su compañera el miedo, la pudo. Volvió atrás frustrada hasta encontrar una carretera. No sabía donde estaba y estaba muy cansada, así que hizo autostop. La casualidad hizo que le parara un jeep con 5 hombres: trabajadores del Cabildo. Sospechó que eran los que señalizaban los caminos. No quisieron reconocer que el PR LP 9 estaba mal señalizado, pero fueron muy amables, y la dejaron en su destino, que por cierto, la decepcionó bastante…

Llegó a casa al irse el sol, magullada, cansada, y disgustada, pero de repente se sintió feliz.

Había aprendido muchas cosas ese día:

1. Salirse del camino marcado no es fácil ni cómodo. La incertidumbre asusta.

2. Caerse o hacerse daño durante el camino, te hace andar con más cuidado, pero ya no disfrutas tanto del paisaje. El miedo puede controlar y hasta estropear tu viaje.

3. Las expectativas, tanto negativas como positivas, decepcionan más temprano que tarde.

4. No importa tanto el destino, sino disfrutar al máximo del camino.

Y todo esto, amig@s, se puede aplicar punto por punto a la mejor excursión del mundo:

LA VIDA

 

PD: aún me duelen los moratones.

 

Anuncios

Comparte tu opinión o experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s